HISTORIA LGTBI DESDE LOS ORÍGENES

DESDE EL S. VII A.C.

Se suele hablar con ligereza de la homosexualidad en la antígua Grecia, pero, en realidad, los helenos no aplaudían el amor entre hombres, sino la pederastia. En Creta, un hom­bre adulto elegía a un muchacho y lo raptaba con el consentimiento de los pa­dres.

El adulto, erastés, era el amante; el adolescente, llamado erómenos, el amado. Ser raptado se consideraba un honor, que ga­rantizaba al escogido una posición social aventajada durante toda su vida.

Casi toda la es­cultura clásica es un canto a la belleza masculina.  Y si había un lugar en la polis donde regalarse la vista, ese era la pales­tra (los actuales gimnasios). Allí los jóvenes exhibían sin pudor sus atractivos, despertando la admira­ción de los mirones, algo que no ha cambiado mucho veintisiete siglos despues.

PASANDO POR LA EDAD MEDIA ...

Las relaciones homosexuales fueron condenadas en lo espiritual por la Iglesia, y reprimidas y castigadas por los tribunales castellanos a partir del siglo XIII. Con anterioridad, ni la Iglesia, ni el  estado monárquico de Castilla habían condenado las relaciones íntimas entre personas del mismo sexo. De hecho, era habitual que dos hombres compartieran sus vidas, como lo revelan los “pactos de hermanamiento”, que se asemejaban en todo a los heterosexuales, ya que se celebraban ante la presencia de un cura, de testigos, y de los símbolos cristianos.

Ya a partir del S. XII, ya que toda actividad sexual recaía bajo la jurisdicción de la Iglesia, se pasó del pecado al delito. Y en 1497, los Reyes Católicos, preocupados porque la sodomía no recibía el suficiente castigo en sus reinos, reforzaron el sistema legal con una Pragmática Real,  radicó en que no especificaba con exactitud en qué consistía dicho delito, ya que se hablaba de un pecado contra natura. Esta ambiguedad acabó con muchos hombres y mujeres quemados en la hoguera.

COMIENZOS DEL S.XX ...

Con la dictadura de Primo de Rivera incluyó en su código penal la homosexualidad como delito que acarreaba multas e inhabilitación para cargos públicos. Muchos juristas de la época fueron reacios a dictar sentencia en esa línea, como por ejemplo Luis Jiménez de Asúa, que defendía que a los homosexuales no se les podía considerar ni viciosos, ni delincuentes, sino en todo caso, enfermos, en línea con las tesis de Gregorio Marañón.

Tras el exilio de Alfonso XIII en abril de 1931 y pocos meses después de la proclamación de la II República, que destacó por la implantación de modernos principios y valores democráticos en sus cortos 5 años de vida, el Código Penal republicano eliminó cualquier mención a la homosexualidad de entre las conductas tipificadas como delito, lo que abría una puerta hacia la igualdad y la libertad del colectivo, puerta que después Franco cerraría de un portazo durante décadas.

En 1933 se crea la Ley de Vagos y Maleantes, que en ese momento no hace ninguna mención a la homosexualidad, y que se crea contra todos aquellos que son considerados antisociales. Destacaron poetas como Luis Cernuda o García Lorca, y mujeres como Lucia Sánchez Saornil, creadora del grupo “Mujeres libres” en la CNT.

DEL FRANQUISMO AL S.XXI ...

Los primeros años de la dictadura Franco se concentró en perseguir y eliminar cualquier tipo de resistencia o disidencia política y cuando esto dejó de ser una amenaza comenzó la persecución de personas LGTBI de forma más clara y contundente. No debemos olvidar tampoco, que los principios del régimen estaban fundamentados por la imposición de la moral católica conservadora y que tanto el ejército como la Iglesia fueron los cimientos sobre los que se sostuvo.

En 1970 la Ley de Vagos y Maleantes (en la foto la modificación de 1954) fue sustituida y derogada por la Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, que incluía penas de hasta 5 años en internamiento en cárceles o manicomios para que se rehabilitaran. Está ley no sería derogada por completo hasta el 23 de noviembre de 1995.

No sería hasta 2004, cuando el Pleno del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una declaración en la que se reconoció el sufrimiento de gays, lesbianas y transexuales durante la dictadura fascista del general Francisco Franco.

©2019 por PEM 4.1. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now